top of page

Aquí está MI Límite por Jesper Juul

La discusión sobre "SÍ" y "NO" nos lleva naturalmente al tema de establecer límites para los niños. Mientras los límites de los adultos no sean absurdos o irrazonables, fundamentalmente no hay nada que los niños deseen más que colaborar con los adultos.

 

Cuando muchos padres o educadores tienen dificultades para que los niños acepten sus límites, se debe a fenómenos muy comunes, a los cuales volveré más adelante.

 

Las condiciones para que se respeten y cumplan los límites son:

 

Que el adulto asuma la responsabilidad.

Que el adulto sea personal.

Que el adulto no critique.

Si se siguen estos tres principios, muchos de los problemas que los padres tienen al establecer límites desaparecerán. Al mismo tiempo, los padres obtendrán una recompensa inmediata y bien merecida en forma de una mayor responsabilidad por parte de sus hijos y una mayor reciprocidad.





La forma más común en que los padres se impiden a sí mismos ser respetados es emitiendo declaraciones y reacciones más o menos automáticas y rutinarias al establecer límites.

 

Es muy común, por ejemplo, que al mismo tiempo que establecemos límites, expresamos una crítica directa o indirecta al niño: "No puedes jugar con el piano. Deberías ser lo suficientemente grande como para saberlo". O más directamente: "No puedes jugar con el piano. ¡Tú arruinas todo!" Si formulamos una crítica directa o más indirecta después de establecer un límite, no debemos, ni podemos esperar que se respete. Y hay un par de buenas razones para eso.

 

  • En primer lugar, se da un doble mensaje en el sentido tradicional. En la primera oración ("no puedes jugar con el piano"), el mensaje es: "Aquí está mi límite, y espero que lo respetes". En la siguiente oración ("deberías ser lo suficientemente grande como para saberlo") o ("¡tú arruinas todo!"), expresamos una devaluación y una falta de respeto por el niño.

Esta falta de respeto y expectativas positivas inevitablemente se reflejará en una falta de respeto por nuestros propios límites. "Sí, pero si él nunca hace lo que se le dice, ¿no es justificado tener expectativas negativas?" No, al contrario. Hay aún más razón para cambiar y empezar de nuevo. La falta de respeto por los límites de los demás nunca proviene del niño en primera instancia. Siempre son los adultos los que comienzan. Además, hay otro problema en el asunto. La crítica automáticamente hará que el niño se sienta mal, y cuanto peor se sienta, más difícil será hacer lo correcto. Por lo tanto, el clásico "¡mal hecho!" también puede ser eliminado.



¿Por qué? ¡Porque!

 En los últimos años, ha surgido una práctica ligeramente diferente. Muchos padres, inspirados por el mundo educativo, han adquirido el hábito de acompañar el establecimiento de límites con explicaciones. A menudo, no es una buena idea.

En primer lugar, sucede lo mismo que cuando emitimos críticas directas o indirectas; es decir, que el niño se centra en la explicación, utiliza su atención para entenderla, tomar una posición al respecto y tal vez discutirla. El límite establecido se vuelve secundario y, por lo tanto, probablemente olvidado.

 

Eso no significa que los padres deban limitarse a hablar en prohibiciones y órdenes. Pero como regla general, es suficiente dar explicaciones cuando los niños las soliciten.

 

Es decir, que lo pidan de una manera que indique que están interesados en escuchar la explicación. No estamos hablando de niños que automáticamente dicen "¿por qué?" cada vez que nos dirigimos a ellos, o niños que están tan acostumbrados a los abusos por parte de los adultos que consistentemente piden explicaciones para luego arrojárselas a la cara de los adultos. Se trata de ser tomados en serio. Si quieres enseñar a tu hijo a tomar en serio tus límites y los de otros adultos, primero debes tomarte en serio al niño.


 

La importancia de establecer límites va más allá de la resolución de conflictos diarios; se trata de cultivar una relación basada en el respeto mutuo y la comprensión. Al adoptar principios de responsabilidad, expresión personal y evitando la crítica excesiva, los padres pueden crear un entorno donde los límites sean entendidos y respetados, contribuyendo así al desarrollo saludable de los niños. Jesper Juul nos insta a considerar cómo nuestras acciones como adultos influyen en la percepción y aceptación de límites por parte de los niños, promoviendo un enfoque más constructivo y enriquecedor en la crianza.


7 views0 comments

Comments


bottom of page